Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
31 janvier 2010 7 31 /01 /janvier /2010 12:19

 M3-5889507--647x231
 

La Diputación y el Gobierno Vasco se cierran a dar ayudas directas para atraer compañías a Hondarribia. Instituciones de todo el Estado ofrecen subvenciones a las aerolíneas


31.01.10 - 03:48 - JUANMA VELASCO | SAN SEBASTIÁN.

 

El aeropuerto de Girona ha pasado en diez años de 651.402 viajeros en 2000 a los más de cinco millones con los que cerró el año pasado. ¿El secreto de este crecimiento espectacular? Una fórmula muy simple: la estrategia de las subvenciones y la llegada de los vuelos de bajo coste.

Ryanair, la compañía que transporta a la mayoría de pasajeros del aeródromo gerundense, tiene firmado un acuerdo por el que percibe 13,94 millones de euros para el período 2009-2011 en concepto de marketing, promoción y publicidad. Los paga la Asociación para la Promoción y Desarrollo de las Comarcas Gerundenses (AGI), donde están integradas la Generalitat, la Cámara de Comercio y la Diputación de Girona. Una agencia similar a Ortzibia, que fomenta el aeropuerto de Hondarribia, en el que están representadas las instituciones guipuzcoanas, y que se muestra contraria a dar estas subvenciones. En Girona, además de la aerolínea irlandesa, otras compañías que operan en el aeropuerto también reciben sus ayudas. Y eso en plena crisis económica. ¿Derroche de dinero o inversión?

Lo cierto es que el caso del citado aeropuerto catalán no es una isla en medio del mar aeronáutico. Más bien al contrario. El pago de subvenciones a las compañías para que operen en determinados lugares está más que extendido. La Xunta de Galicia, por ejemplo, no lo ha dudado un instante pensando en el Xacobeo de este año. En el presente 2010 ya ha anunciado que destinará 4,5 millones de euros a patrocinar rutas aéreas, lo que completará con una campaña turística en los aeropuertos.

Junto a Galicia, existen otros ejemplos como el del aeropuerto de Santander o el de Reus, que ven cómo las instituciones cercanas dinamizan su actividad a golpe de subvención. Ambos casos son de los pocos aeródromos del Estado donde el volumen de pasajeros subió el año pasado.

Fracaso en Vitoria

Eso sí, el desembarco de las líneas de bajo coste a los aeropuertos vía subvenciones no es la gallina de los huevos de oro. Junto a experiencias exitosas existen otras que terminaron en fracaso. Sin ir más lejos, lo ocurrido en Vitoria. La compañía Ryanair comenzó a operar en Foronda merced a la subvención de un millón de euros que la Diputación alavesa de entonces, liderada por el PP, acordó entregar a la aerolínea en septiembre de 2005.

Ryanair estableció en 2006 un vuelo diario a Londres y, año y medio después, decidió de forma unilateral retirarlo y abandonar el aeródromo alavés. A pesar de que los vuelos tuvieron una ocupación del 80%, la compañía consideró que el resultado económico no era el satisfactorio. Ryanair abandonó Vitoria tras haber cobrado 600.000 euros en subvenciones.

Es precisamente esta experiencia y otras las que sustentan las principales reticencias en Gipuzkoa. La diputada de Movilidad, Arantza Tapia, lo tiene claro: «Se corre el riesgo de que operen por un período corto de tiempo y, tras cobrar la contraprestación, abandonen el aeropuerto».

Tapia, que también ostenta el cargo de presidenta de Ortzibia, la sociedad interinstitucional que tiene por objeto fomentar el aeropuerto de Hondarribia y en la que están representadas Gobierno Vasco, Diputación, Cámara de Comercio y los ayuntamientos de San Sebastián, Hondarribia e Irun, señaló esta semana que la sociedad está «negociando con una compañía aérea el establecimiento de nuevos vuelos desde Hondarribia a Valencia, Alicante, Sevilla, Málaga y Galicia, después de que se conociera que la aerolínea Andalus romperá a partir del 29 de marzo el monopolio de Iberia en Hondarribia.

«Buscamos compañías que nos permitan sacar más rendimiento a Hondarribia. Con la llegada de Andalus queda claro que tiene posibilidades, no con grandes aeronaves, como las que utilizan las compañías de bajo coste, pero sí con aviones pequeños, con capacidad para entre veinte y cincuenta pasajeros», señaló Tapia.

Los hosteleros, empresarios y comerciantes guipuzcoanos representados en Afodesa, la Asociación para el Fomento y desarrollo del Aeropuerto de Hondarribia, reclaman a la Diputación que subvencione la legada de aerolíneas de bajo coste. «Estamos perdiendo la batalla del 'low cost'», señalaron.

 

 

Source : http://www.diariovasco.com/20100131/al-dia-local/publicidad-dinero-cambio-vuelos-20100131.html

Partager cet article

Repost 0

commentaires